INCIO » CELEBRACIONES CON LUZ » Vela de Bautizo Angelito

Vela de Bautizo Angelito

(1 valoración de cliente)

20.00  (IVA incluido)

Vela litúrgica o Velón para la ceremonia del Bautizo

Media 15 cms longitud y 7 cms diámetro.

Vela Blanca personalizada con Nombre del Niño y fecha del bautizo o nacimiento en letras en color gris y a juego cinta de antelina rodeándola en color gris de la que cuelga una figura del Ángel de la Guarda.

Su uso en la ceremonia del Bautizo:

El celebrante hace entrega de la vela del niño encendida directamente del Cirio Pascual, que representa a Cristo Resucitado a los padrinos, que tendrán desde ahora la misión, junto con los padres, de mantener encendida esta llama del amor de Cristo, en el niño recién bautizado.

El Papa Francisco, nos habla del símbolo que representa en el Bautismo la vela encendida del cirio pascual: éste indica que «la luz procede de Cristo resucitado, de quien recibimos su esplendor y su calor».

«La vocación cristiana nos impulsa a caminar en la luz de Cristo y a perseverar en la fe». Los padres –ha expresado el Pontífice– como también los padrinos y las madrinas, tienen la responsabilidad de alimentar esta llama bautismal para que los más pequeños vayan creciendo en la fe.

Puedes elegir entre otros modelos de Velas o Cirios de Bautizo personalizados :

PERSONALIZA TU VELA:

1 valoración en Vela de Bautizo Angelito

  1. ANNABEL

    UNA MONADA

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

Vela de Bautizo Angelito

Vela de 15 cms de altura,por 7 cms de diámetro, personalizada con el nombre y la fecha del niño y decorada con antelina gris a juego y figura del Angel de la Guarda.

Para ello procurarán acompañarlo en su camino de fe a medida que vaya creciendo, acercándole a la comunidad cristiana de su ciudad, apuntándolo a la Primera Comunión cuando le llegue la edad… y contagiándole siempre el amor por Cristo, por la Iglesia y por la Humanidad entera que es lo que realmente puede hacernos plenamente felices.

Así el nuevo cristiano que acaba de nacer tendrá toda la vida por delante para ir descubriendo que la sed de amor que todo ser humano lleva grabada en su corazón sólo puede ser colmada por aquel que le dio la Vida, que le dio el ser. Un poco como decía San Agustín: Señor, nos has hecho para Tí, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Tí.

Información adicional

Peso 400 g